viernes, 13 de abril de 2012

UN 14 DE ABRIL ...

Hace ya la friolera de 81 años desde el triunfo democrático de la voluntad del pueblo español de construir un futuro mejor cimentado sobre las bases de la Segunda República española.

El 14 de abril de 1931, los españoles decidieron su futuro un futuro que le fue arrebatado vilmente por el fascismo. Pese a la brevedad de su vida, la II República desarrolló en múltiples campos de la vida pública una labor ingente, que asombró al mundo y situó a nuestro país en la vanguardia social y cultural. Entre sus logros, bastaría citar la reforma agraria, el sufragio femenino, los avances en materia legislativa, la separación efectiva de poderes, las constantes iniciativas destinadas a difundir la cultura, el decidido impulso de la investigación científica y el ejemplar modelo no sólo de la educación, sino también de la asistencia sanitaria pública, para demostrar que aquel bello propósito generó bellísimas realidades. Que fueron borradas de un plumazo por el ataque de los cuerpos del ejército en connivencia con la iglesia y las potencias fascistas de Italia y Alemania.

No vamos a engañarnos no todo lo que se desarrollaba en la II República salía a las mil maravillas o era del gusto de todos, pero lo que si diferenciaba a la republica de los regímenes anteriores y los posteriores fue el abierto espíritu de buscar justicia social, igualdad y redistribución de riqueza.

El comienzo del fin de la II Republica se selló el 17 de Julio con el golpe de estado en Melilla, golpe que fue secundado los días 18 y 19 con actos en la península… El resto ya es historia, además esta entrada no tiene la intención de ser un texto histórico de la Guerra civil, sino que quiere que la memoria de aquellos que andan dormidos despierten y se den cuenta de lo que el pueblo español logró un 14 de Abril de hace 81 años y no ceje en su empeño de volver a proclamar una república de todos en este siglo XXI.

Ahora más que nunca

¡Viva La República!

4 comentarios:

  1. Buen manifiesto, breve y sencillo... Sin embargo, y muy a mi pesar, me veo obligado a sacarte de tu particular país de la piruleta y mostrarte la realidad sobre la 2ª República.
    En primer lugar, el pueblo decidió, sí. Decidió que quería la monarquía: las elecciones municipales fueron ganadas en las dos vueltas por los monárquicos en una proporción de votos de 7 a 1 en la primera y de 4 a 1 en la segunda. Se habla como justificación del clientelismo rural que favorecía a los monárquicos, pero no del clientelismo que en las ciudades ejercían los republicanos a través de organizaciones sindicales, así como a través de algunas trampas electorales bastante burdas como la de Saborit en Madrid, que mandó a votar a unos pocos miles de difuntos. Ni el Actor Secundario Bob.
    Si la República llegó a prosperar fue debido a las revueltas en las calles de los afines a la opción republicana, acentuada por la pasividad de la Guardia Civil, cuyo líder, Sanjurjo, era republicano. Curioso que fuera él el líder del alzamiento en el 36. ¿Por qué sería?
    Por algo tan estúpido como lo que pasó después. Tras el Golpe de Estado y las elecciones constituyentes, la izquierda socialista diseñó una Constitución que, además de claramente partidista, ellos mismos no cumplieron. Ese mismo año, el gobierno de Azaña aprobó la Ley de Defensa de la República, que permitía la represión y eliminación de cualquier movimiento o publicación que fuera en contra de la República, sin importar su naturaleza u origen. He aquí la libertad cultural republicana.
    La reforma agraria fue una pedantería y un acto totalmente ilegal según la propia Constitución de la República, ya que esta obligaba a indemnizar al expropiado y esas indemnizaciones nunca llegaron. Además, la pésima organización del gobierno de Azaña, con la habitual habilidad (para cagarla) en lo económico que caracteriza al socialismo llevó a la ruina al campo español.
    No podrías haberte equivocado más con lo de los avances en separación de poderes. El sistema parlamentario republicano es exactamente igual que el de nuestra actual democracia. Y no olvidemos la creación de las Autonomías, nefasto invento con el que la izquierda buscaba granjearse la lealtad de nacionalistas como Aranna o Companys, que tienen un bonito historial a sus espaldas, y que ha llegado a nuestros días, por desgracia.
    Es admirable el esfuerzo de la República por la alfabetización de la población y la difusión de la cultura, en especial gracias a la colaboración de intelectuales como Lorca, pero hay varias puntualizaciones que hacer: la primera, la República no fue el primer régimen en llevar a cabo esta tarea, sino la dictadura de Primo de Rivera; y la segunda y más importante, este esfuerzo educativo, en combinación con la ya mencionada Ley de Defensa de la República y la estatalización de la educación, se dirigió al adoctrinamiento de la población que en tiempos no apoyó a la República.
    En cuanto a lo del Golpe de Estado del 36, más valdría adelantar la fecha del fin de la República a octubre del 34, cuando, tras perder las elecciones, la izquierda intentó ganar por las armas lo que perdió por las urnas. Se suele decir que fue una revolución espontánea, pero las publicaciones de la época, del PSOE y del PCE, confirman que este partido llevaba más de un año preparando sus milicias para esta "revolución". Milicias que, por cierto, estaban dirigidas por Santiago Carrillo, criminal de guerra amparado por la Ley de Amnistía (es a quien de verdad protege, y no a los franquistas) y uno de los líderes del PCE en la Transición.
    En cuanto a la sublevación del 36, hay muchas cosas que decir:

    ResponderEliminar
  2. (Continuación)

    1º- Gran parte de los militares que la apoyaron habían sido fieles a la República. Solo las atrocidades de la izquierda los convencieron de que debía desaparecer
    2º-Frente a lo que se suele decir de la libertad religiosa en este nefasto régimen y de las ansias de poder de la Iglesia, he de decir que esta peleaba por su supervivencia (y la de todos los católicos). Ya desde el 31 se sucedieron las quemas de iglesias y el asesinato impune de religiosos de toda condición. Durante la República y la Guerra Civil se cuentan por miles, hasta el punto de que sujetos como Companys, del que ya he hablado, presumían abiertamente de haber matado a todos los curas de su región.
    3º- No solo la Iglesia o los ricos apoyaron la sublevación. Intelectuales de la talla de Gregorio Marañón, Ortega y Gasset (a la sazón, fundadores de la República) o Unamuno (especialmente crítico con las milicias) criticaron muy duramente el sistema y secundaron el levantamiento. Y como ellos, media España de toda clase y condición, harta de los abusos de una izquierda radicalizada en su totalidad y que se dedicaba a encarcelar y asesinar a todos aquellos que no les apoyaban y obedecían.
    4º- Si bien es cierto que italianos (aunque huyeran en plena batalla), alemanes (buenos soldados a pesar del triste suceso de Guernica) y portugueses (la legión Viriato) apoyaron el levantamiento, la República no luchó sola, ni mucho menos. Recibió una cantidad de ayuda material muy superior a la del bando sublevado de manos de la URSS, así como ayuda técnica y estratégica, y de México, además de las Brigadas Internacionales.
    A lo largo de nuestra historia, dos han sido las Repúblicas, y ninguna ha funcionado. Esto es porque aquellos que las han promovido han usado el término "República" para alcanzar sus propios objetivos en contra del interés del pueblo español. La primera, aunque su llegada fuera circunstancial, fue aprovechada por los nacionalistas como Francesc Pi y Margall o los cantonalistas. La segunda fue un intento de la izquierda de instaurar en España un régimen comunista siguiendo el modelo de la URSS. Sé que suena a tópico, pero es cierto, y prueba de ello es la actividad propagandística del bando republicano de hermandad con la Unión Soviética durante la Guerra, hasta el punto de colgar retratos de Lenin, Stalin y Negrín en la Puerta de Alcalá.
    No fue un logro, fue un tremendo error que hoy en día todavía estamos pagando. Un error que no podemos volver a cometer. Ni ahora ni nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Esa es tu opinión, pera mí el error fue la Guerra civil provocada por los fascistas, porque veo que nombras a la URSS pero te olvidas de los Fascistas italianos y los alemanes nazis... pero bueno, cómo digo es tu opinión, y creo que un régimen democrático derrocado por unos golpistas no es el error, el error son las cuatro decadas de dictadura franquista y la flasa democracia que la ha

    ResponderEliminar